Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

En el limbo centro animal en Tabio por orden de cierre de la Alcaldía

Domingo 24 de septiembre de 2017
Bogotá

En el limbo centro animal en Tabio por orden de cierre de la Alcaldía

Vecinos reclaman por el ruido de los animales y falta de higiene. Fundación lo niega.

Por:  BOGOTÁ | 

En el lugar hay 320 perros y 30 gatos, tanto de Tabio, Cundinamarca, como de Bogotá.

Foto: Foto: Animalove

En el lugar hay 320 perros y 30 gatos, tanto de Tabio, Cundinamarca, como de Bogotá.

0

compartidos

La suerte de 350 perros y gatos que viven en el albergue de la Fundación Animalove, en Tabio, Cundinamarca, está a la deriva por la orden de cierre definitivo dada por la Alcaldía del municipio al predio que funciona en zona rural, a 15 minutos del casco urbano.

Después de tres años de haber llegado a esta población, la fundación recibió la comunicación oficial que deja en el limbo el lugar en el que habitan 227 animales callejeros de Tabio y 123 de Bogotá.

Animalove los recibe, los mantiene y luego, cuando están en óptimas condiciones, los da en adopción, en jornadas que se realizan en la capital, por lo que Johanna Pérez, directora del centro animalista, le pidió a la Alcaldía que revise la decisión.

Sin embargo, el mandatario de Tabio, Rubén Darío Acero, argumenta que se tomó en respuesta a una acción de tutela instaurada por 250 residentes del sector, quienes reclamaban por el ruido de los animales y señalaban que el centro se encontraba en malas condiciones de higiene.

Además, argumentaron que la organización no cumple con el uso de suelo condicionado que le fue otorgado en el 2015 por la Secretaría de Planeación de Tabio, ya que, según dijo, la actividad que realiza es comercial, aspecto que iría en contra del permiso de suelo otorgado, solo para actividad agropecuaria.

Patricia de Bedout, veedora ambiental, afirmó que la fundación se lucra ofreciendo servicio de guardería canina y que varios de los habitantes de las fincas cercanas han tenido que irse de sus casas por problemas de salud, por el ruido.

Pero la directora de Animalove, Johanna Pérez, se defendió diciendo que cuando llegaron al municipio se les otorgó el uso del suelo bajo dos condiciones: la primera, que tuvieran el apoyo de la comunidad, y la segunda, que se cumpliera con los requisitos ambientales, los cuales serían supervisados por una autoridad competente.

“Pedimos el permiso a los vecinos y nos hacemos cargo de los desechos de los animales a través de compostaje; producimos abono, y nada se desecha de manera irresponsable”, reseñó.

Según Pérez, se mantienen con donaciones, bazares y bingos, a lo cual agregó: “Lo que hacemos es un servicio comunitario que le corresponde al municipio. En Tabio no existe ningún programa de protección a los animales callejeros ni un albergue”.

El grupo de trabajo de Animalove instauró el viernes una tutela para revertir la decisión de la Alcaldía.

BOGOTÁ

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Siguiente

Otros casos de ataques a mujeres en Bogotá

Publicidad

Publicidad