Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Comunidad del Colegio San Carlos recuerda al padre Sebastian Schmidt

Martes 17 de octubre de 2017
Bogotá

Comunidad del Colegio San Carlos recuerda al padre Sebastian Schmidt

En agradecimiento a su labor, elaboraron un libro biográfico de él.

Por:  BOGOTÁ | 

El padre Sebastian Schmidt, oriundo de Estados Unidos, fue condecorado por el Ministerio de Educación, antes de su fallecimiento.

Foto: Colegio San Carlos

El padre Sebastian Schmidt, oriundo de Estados Unidos, fue condecorado por el Ministerio de Educación, antes de su fallecimiento.

0

compartidos

El padre Sebastian Schmidt, quien nació en 1934 y falleció la semana anterior, dejó un vacío en la comunidad del Colegio San Carlos, el mismo al que le dedicó la mayor parte de sus servicios sacerdotales (desde 1961). Como rector, y en compañía de su compañero de vocación, el también cura Francis Wehri, consiguieron que este claustro educativo figurara entre los más destacados en los ámbitos académicos y sociales de Bogotá y el país.

Concibió entregar aún más a su entorno, empezando con el Colegio San Benito de Tibatí (en zona vulnerable de Usaquén) en medio de un barrio de limitados recursos, siempre con el espíritu de entrega, generando oportunidades a los más necesitados, con la fe de proveer movilidad social a través de la educación”, expuso Daniel Espinosa, egresado del San Carlos en 1975, y quien además lo describió como un apasionado de los deportes.

“No se puede hacer una reseña de tan destacada personalidad sin mencionar su fiebre deportiva, la cual llevó con el máximo entusiasmo a su querido baloncesto. En los partidos –que jugaban los alumnos del colegio– a veces se le oía uno que otro ‘¡Ay, carajo!’ ”, agrega Espinosa, congraciado con el recuerdo del mentor, oriundo de Estados Unidos.

Su socio de empeños, el padre Wehri, con quien se conoció desde la niñez (1949) lo recuerda como un consejero espiritual íntegro y constante para las diferentes generaciones que han pasado por el claustro. “Hoy lo extrañamos, porque fue una persona excelente, siempre dispuesto”, apuntó el religioso, también llegado del país del norte y exrector de la institución.

En gesto de agradecimiento, la comunidad del San Carlos elaboró un libro biográfico con la figura de Schmidt, documento que puede consultarse en la sede de la calle 192 con carrera 9.ª. Antes de su fallecimiento, y a pesar de su poca afinidad con los reconocimientos públicos, el Ministerio de Educación lo condecoró con la Orden Simón Bolívar, categoría Gran Maestro.

Hace seis años había vuelto a su abadía, también en Bogotá, donde siguió su labor de sacerdote.

BOGOTÁ

Publicidad

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Mujeres en Bogotá celebraron su día con ciclopaseo

Siguiente

SofiaApp, una aplicación para evitar la violencia de género

Publicidad

Publicidad