Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Una ópera venenosa con tintes de tragedia griega

Jueves 19 de octubre de 2017
Arte y teatro

Una ópera venenosa con tintes de tragedia griega

El Teatro Colón presenta 'La digitale', una pieza de Juan Pablo Carreño, que estrenó en Francia.

Por:  YHONATAN LOAIZA GRISALES | 

Uno de los interrogatorios a los que es sometida Flore, la protagonista de la historia, encarnada por la soprano Sevan Manoukian.

Foto: Archivo particular

Uno de los interrogatorios a los que es sometida Flore, la protagonista de la historia, encarnada por la soprano Sevan Manoukian.

0

compartidos

No obstante ser una historia policiaca, la ópera La digitale identifica al culpable de la historia desde el principio: Flore. Ella fue quien asesinó a Karl, con el que tenía una misteriosa relación; lo envenenó con la Digitalis purpurea, una planta capaz de afectar el funcionamiento cardiaco.

Pero el relato va más allá del misterio; tiene, de hecho, ecos de tragedia griega y una experimentación musical a cargo del compositor colombiano Juan Pablo Carreño, radicado en Francia desde hace doce años.

La pieza, comisionada por la Ópera de Marsella y la Fundación Musical Ernst von Siemens, se presentará hoy y mañana en el Teatro Colón, de Bogotá, como parte del año Colombia-Francia.

Carreño cuenta que el director musical Roland Hayrabedian fue quien lo invitó al proyecto, que forma parte de una trilogía de cantatas policiacas escritas por Sylvain Coher.

“Descubrí que realmente lo que buscaba el libretista no era escribir una ópera policiaca, sino una tragedia, en donde la persona que cometería el asesinato sería una joven que de alguna forma estaba destinada a cometer ese crimen por su historia familiar”, cuenta Carreño.

En Flore resuenan, entonces, esos personajes de obras de autores griegos como Esquilo, creador de La Orestiada. En realidad, su padre y un abuelo también cometieron crímenes similares.

Ella ya sabe cuáles serán las consecuencias de sus actos , y por eso decidió beber el mismo veneno que le dio a su víctima, justo antes de que la lleven al interrogatorio en el que empieza el montaje.

“Sin que nadie lo sepa, ya Flore se está muriendo; yo le pedí al libretista que la obra comenzara así”, asegura el músico bumangués.

El compositor decidió por tanto, apostar por una especie de doble dramaturgia. Por un lado está la acción policiaca de la investigación del crimen, del interrogatorio, de las declaraciones de los testigos y la autopsia final.

Por el otro, se enfoca en las fatales secuelas de la Digitalis en la protagonista, en cómo se va deformando su percepción de lo que sucede a su alrededor.

“Es como si las personas que escuchan la ópera estuvieran dentro de la cabeza de Flore y experimentaran el envenenamiento”, añade el artista.

El objetivo de Carreño era que esa transformación progresiva terminara articulando el discurso musical. Para lograrlo, trabajó en varios aspectos de la partitura y además trató de romper la linealidad del texto de Coher.

“Transformé algunas partes del texto, que normalmente son recitadas por el abogado, por el personaje principal, por los investigadores, etc., y se las di a una especie de coro de fantasmas”, dice.

De otra parte, incluyó en el cuerpo de instrumentos un acordeón diseñado por la música francesa Fanny Vicens, hecho para interpretar estructuras melódicas y armónicas en cuartos de tonos (funciona en una escala dividida en veinticuatro notas, a diferencia de las convencionales, que se dividen en doce).

Este instrumento se combina con un órgano Hammond y una guitarra eléctrica. El objetivo, anota Carreño, es representar de esta manera las toxinas de la Digitalis.

“Para mí, el veneno está descrito por esa combinación de sonidos del acordeón en cuartos de tono y los eléctricos del órgano Hammond y la guitarra eléctrica”, finaliza Carreño, que desde que vive en París ha buscado difundir la obra de compositores colombianos y latinoamericanos en Europa.

FUNCIONES

Hoy y mañana, 7:30 p. m. Teatro Colón. Calle 10.ª n.° 5-32, Bogotá. Informes: 381-6358. Boletas desde 30.000 hasta 95.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
Cultura y Entretenimiento

Publicidad

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Opinión / 'Romeo y Julieta', con sabor francés

Siguiente

El Bolshoi y el Met, en cine

Publicidad

Publicidad