Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

150 años de la grandeza de Julio Garavito Armero

Miércoles 19 de diciembre de 2018
Ciencia

150 años de la grandeza de Julio Garavito Armero

Un cráter de la Luna lleva el nombre de este científico colombiano, rostro del billete de $ 20.000.

Por:  Marcelo Enrique Riveros Rojas  | 

Julio Garavito Armero, uno de los científicos colombianos más destacados de la historia.

Foto: Archivo particular

Julio Garavito Armero, uno de los científicos colombianos más destacados de la historia.

0

compartidos

Julio Garavito Armero, matemático, ingeniero y astrónomo, entre muchas de sus facetas, nació en Bogotá el 5 de enero de 1865 y falleció en Bogotá el 11 de marzo de 1920. Este lunes se conmemora el sesquicentenario de uno de los más renombrados científicos colombianos del siglo XIX y comienzos del XX.

Su familia quedó en bancarrota y tuvieron que trasladarse a Fusagasugá (Cundinamarca); su padre murió cuando él tenía ocho años y su hermano mayor, José María, se hizo cargo del sustento familiar. A los diez años, ingresó al Colegio Mayor de San Bartolomé, donde mostró sus claras inclinaciones hacia las ciencias matemáticas y astronómicas. Allí se graduó como bachiller en Filosofía y Letras, en 1884.

Tres años tuvo que esperar hasta que se reabrió la Escuela de Ingeniería de la Universidad Nacional, en 1887, pues por una de las guerras civiles había permanecido cerrada. Ya en la facultad hizo evidentes sus dotes para las matemáticas y su seriedad como estudiante, que le permitieron convertirse en ayuda para los condiscípulos, quienes se beneficiaban con sus explicaciones adicionales y aclaratorias.

Aún como estudiante, publicó su primer trabajo. Consistía en la resolución de un problema planteado por el ingeniero Abel Bravo, oriundo de Panamá.

En aquellos tiempos, a lo largo de la carrera en la Universidad Nacional el estudiante podía lograr escalonadamente el título de Agrimensor, al haber cursado los dos primeros años; el de profesor de matemáticas, al aprobar los cursos del tercer año; el de arquitecto, al cumplir los requisitos del cuarto año, y el de ingeniero civil, al finalizar el quinto año y haber presentado un trabajo.

20 mil pesos

 

Garavito optó, primero, por el título de profesor de Matemáticas, para lo cual presentó el 4 de junio de 1891 el trabajo titulado “Forma de la sección meridiana de un manómetro de aire comprimido para que la graduación sea uniforme”, publicado en 1892 en 'Anales de Ingeniería', el órgano de difusión de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Garavito es, hasta donde se conoce información documentada, el primero en graduarse como profesor de matemáticas. Es de destacar que quiso apoyar su solicitud de grado como profesor de matemáticas con un trabajo corto de cinco páginas titulado “Demostración del juego de la aguja”, referido a la teoría de probabilidades, uno de los temas matemáticos que lo inquietó, y que fue publicado en Anales de Ingeniería en 1891.

Su tesis para obtener el título de Ingeniero Civil, también en 1891, se denominó “Método general para el estudio de las armaduras triangulares, aplicado al estudio de la Armadura Warren”, especial para puentes, la cual fue también publicada en 'Anales de Ingeniería'.

Desde 1890 se vinculó como profesor a la Escuela de Ingeniería, donde impartió las cátedras de Cálculo Infinitesimal, Mecánica Racional y Astronomía. En 1892 fue nombrado director del Observatorio Astronómico, cargo que ocupó hasta su muerte (1920). En 1896, ejerció como decano de la Facultad de Matemáticas e Ingeniería.

No se contentó Garavito con los campos ya mencionados. Como muestra de sus aficiones literarias, publicó un apólogo llamado “El alcalde de Chepa”, y a partir de 1909 inició la publicación de estudios de índole económica en la 'Revista Nueva' y emprendió una campaña para hacer triunfar sus ideas en este campo.

Principió con una conferencia en el famoso Salón Samper, en la que se refirió a las fluctuaciones del cambio y a la desvalorización del papel moneda, que durante la guerra del 99 había alcanzado límites nunca vistos. Argumentaba que el papel moneda no era sino una contribución forzosa impuesta al país, por no estar preparado para un régimen tributario más racional.

En pedagogía mostró ideas novedosas que encerraban conceptos exactos de la psicología infantil y de los métodos propiamente lógicos y naturales para una enseñanza objetiva.

Como pocos personajes colombianos, tuvo la satisfacción de que el Congreso de Colombia dictara la Ley 128 de 1919, la cual ordenaba la edición de sus obras y la erección de un busto en el jardín del Observatorio. Tres meses después, falleció en la misma pobreza en que vivió.

La Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (UIA), reunida en Moscú (Rusia) en 1958, inició el proceso de nomenclatura de los accidentes y detalles que ya se iban conociendo del lado opuesto de la Luna, el que nunca se ve desde la superficie de la Tierra.

Ya para el inicio de la década del 70, los innumerables detalles de esa otra cara de la Luna exigieron una consulta a nivel mundial para proponer nombres, de manera que el Observatorio Astronómico Nacional envió una lista, de la cual fue escogido el nombre de Garavito, cuyo trabajo sobre la Luna había sido citado por Brouwer y Clemente en 'Methods of Celestial Mechanics', en 1961.

El nombre de Garavito fue aceptado durante la reunión de la UIA celebrada en Brighton, (Inglaterra), en 1970, y le correspondió un cráter del lado de la Luna oculto a la Tierra, situado en las coordenadas selenográficas de latitud 48° al sur y 157° de longitud oriental.

Más recientemente, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, al entregar restaurado su edificio insignia, lo denominó oficialmente con el nombre de Julio Garavito Armero, como un homenaje al más ilustre de sus egresados.

Marcelo Enrique Riveros Rojas
Profesor emérito Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

SpaceX intentará aterrizar cohete en plataforma sobre el Atlántico

Siguiente

Robot Philae despertará en marzo de su siesta sobre el cometa

Publicidad

Publicidad